Header

Verano - Capitulo 7

Lo mire y me dije a mi mismo: Somos iguales. Descubrí que todos los defectos por los que yo odiaba a mi antiguo supervisor eran los mismos que yo veía en mi, sin el brillo de mi existencia. me pregunte si detrás del perdedor al que yo conocía no se encontraba el mejor dibujante independiente y sencillo del mundo. Alguien una vez dijo que el hombre es el lobo del hombre y de que somos malos y egoístas por naturaleza. Pero en realidad es este pensamiento el que nos hace estar alertas y aplicar la teoría de que la mejor defensa es el ataque y vivir en una guerra continua.

Ayer el director de RR.HH me informo que remplazaría a un compañero en la sucursal de Cerrito, en la que comencé trabajando. Estaría de las 16 a las 24 horas en el local junto con mi primer supervisor. Cerrito es una zona de oficinas y de lunes a viernes trabaja sin descanso pero los sábados es tiempo muerto. Un cliente cada 20 minutos, sin proveedores que atender y con la mercadería contada en las horas de la mañana pasaríamos 8 horas en una isla desierta en medio de una apagada Buenos Aires.

Desde el primer día en que lo trate, desde el primer momento en que lo vi, y desde los primeros instantes que supe de él me molesto y estoy seguro que sus sentimientos fueron los mismos. Pero ayer los dos nos quitamos las armaduras y bajamos la hostilidad ante el temor de que la soledad y el tiempo acabaran con nuestra existencia. Nos acercamos lentamente, el hizo el primer movimiento, asustado retrocedí un poco pero el miedo a la soledad me hizo responder de manera amable. Rápidas discusiones internas recorrieron mi cabeza: ¿que hacemos? ¿confiamos? ¡Ese man es un imbécil! ¡EyEy! recuerden lo del otro día, ese pirobo es re hipócrita! Pere, pere... tampoco lo juzguemos por un par de días de conocerlo. Afortunadamente accedí a confiar y a entablar nuevas relaciones diplomaticas.

Comencé a ver como alguien a quien yo juzgaba de perdedor desnudaba su alma ante mi, me hablo de su música preferida y de la que no entendía, de sus éxitos y fracasos y me contó con tristesa en sus ojos que solo podía pasar una hora al día con su hijo y con esperanza de como su hijo le explicaba cosas a él.

No se necesita ser el mejor dibujante del mundo. Si uno se fija bien, todo el mundo es copadisimo.

3 comentarios:

Mónica dijo...

"Pero es en realidad es este pensamiento el que nos hace estar alertas" X
*...pero es en realidad este pensamiento el que nos hace estar alertas
*...pero en realidad es este pensamiento el que... (más énfasis)


Saludos ^_^

Paulo Toro dijo...

Gracias y corregido :)

Lore dijo...

...