Header

Primavera - Capitulo 3

Desde hace algunos años veo mi vida como una serie de TV. Así como The Truman Show, siendo yo el protagonista. Veía algunos momentos, malos o buenos, como inicios o finales de temporada. Y como en cada inicio o final de temporada algo tiene que cambiar para la siguiente y tiene que cambiar para mejorar mi vida (y con esto aumentar el rating). Revisando que estaba bueno y mejorándolo y que estaba malo y arreglándolo. Se podría decir que el rating estaba por el suelo y en una arriesgada movida los productores movieron la serie a Buenos Aires, acabando de esta manera con todos los extras y personajes secundarios que estaban oxidados y ya eran aburridos (aunque se tuvieron que sacrificar algunos que tenían bastante potencial) para agregar a toda una variedad de singulares personajes con la excelente movida de ponerme a vivir en un hostal donde fácilmente se traen invitados especiales y se diversifica mucho la trama.

Acabo de terminar de ver Shopgirl. Al igual que la película que mencione antes es de un genio de la comedia haciendo drama. Protagonizada, escrita, y producida por Steve Martin llegué a pensar que era una comedia al leer los créditos del inicio, pero luego de 5 minutos sin ningún chiste estúpido comencé a sospechar que no me encontraba frente a una comedia. Al lado de Steve Martin actuó una actriz que ni fu ni fa, hizo un papel normal y a duras penas me sentí atraído por su personaje. El tercero en juego de todo drama romántico estuvo en manos de Jason Schwartzman, a quien durante toda la película confundí con el actor que interpreta a Sylar en Heroes. Su personaje Jeremy es un tipo sencillo y descomplicado (seguramente demasiado descomplicado para la mayoría) con un gran sueño, pero con la mente encerrada en si mismo. Tan solo necesito que alguien le dijera "just do it" para abrir de golpe toda una explosión de confianza e interés. Hubiera preferido que la película tratara sobre el y como cambia su forma de actuar ante el mundo con tan solo la frase "just do it" en su mente y en como aunque toda su vida cambio el siguió siendo el mismo siendo distinto.

algunos me ha preguntado como hice para venirme de Medellín a Buenos Aires, solo lo hice.

3 comentarios:

linitica dijo...

Pablo vea que bien..... mmmmm segí escribiendo que los Otros te seguiremos leyendo.
Un saludito desde Medellín, :P

medea dijo...

Así pasa con esas mudanzas cataclísmicas. Uno nada más las hace.

Winston Smith dijo...

Mmm me sorprendiste la verdad, Paulo. Bastante interesante, algunos errores de redacción y tipeo, algunos de ortografía, algún que otro cliché de recurso literario, pero la idea detrás de todo es bastante buena. Es muy transparente la lectura. Cuando pueda abandonar la sensación de estar viendo un capítulo de Scrubs mientras leo estas líneas me va a gustar más, seguramente. Pero adelante, no es malo el proyecto, es sólo una crítica constructiva.

Por cierto, soy Siamese, ex-forista de Spanish Pumpkins.

Pasate por mi blog si tenés ganas.