Header

Verano - Capitulo 10

Hoy en el subte camino al trabajo me senté al frente de 3 mujeres. Iban dormidas y pude leer sus sueños en sus ojos cerrados. Me contaron sus historias, sus temores y sus esperanzas.

Carlota, 39 años, profesora de historia, soltera. En su pequeño apartamento de San Telmo vivo sola con su gato. Pensó en ser profesora de historia por que no le gusta la situación en su país y pensó que enseñando el pasado podría mejorar el futuro. Aun tienen ese sueño, pero en el fondo de su corazón sabe que tomo el camino equivocado y que a sus alumnas poco les importa lo que paso y lo que pasa en Argentina, están mas preocupadas en quien garcho con quien el pasado fin de semana. Solo se enamoro mientras cursaba la universidad de un chico con sus mismo ideales estudiante de derecho, el ahora es abogado y vive en Palermo con su esposa y su hijo adolescente, aun son amigos y hablan de vez en cuando.

Pato, 25 años, secretaria, soltera. Dejo la carrera de administración para poder independizarse de su controladora madre, desea regresar con ella pero su orgullo no se lo permite. Trabaja en una empresa de telecomunicaciones y sabe que nunca será ascendida por ser mujer. Su sueldo le alcanza apenas para el mantenimiento del apartamento y para comprar un disco cada semana, en su colección ya cuenta con 577 discos originales. El mayor mas grande que encuentra en su vida es el de oler un CD acabado de salir de la caja y el de escucharlo mientras hojea la revista. Esta locamente enamorada de un hombre casado. Salen cada fin de semana a comer o al cine, el la hace sentir como la mujer mas importante del mundo y como si el mundo mas allá de ellos no existiera mas. Cuando terminan de hacer el amor el se levanta de la cama y se va con su esposa. Ella sabe que el no la ama, pero se conforma en silencio con sus horas de felicidad.

Elena, 42 años, ama de casa, casada. Huyo con sus padres de España mientras aun era bebé. Siempre ha soñado con viajar a china y al lejano oriente, pero sus ahorros con los que tenia planeado hacerlo se perdieron durante la caída de la economía argentina en el 2001, ahora vive el día a día y merca en el barrio chino cada vez que puede. Esta aburrida de su vida y atrapada en un matrimonio sin sentido. Hace 2 años que su esposo no la toca. Sabe que su hijo adolescente no va al colegio por escaparse a tomar y sospecha que esta consumiendo marihuana, se miente por que se le hace mas fácil pensar que todo en su vida es perfecto. El día en que su hijo muera en un accidente en la motocicleta que su padre le regala en 2 años se divorciará de su esposo y se ira por fin a oriente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

menuda puta ful

lissa dijo...

ayyy esto suena a amelie.........

un abrazo
Liz