Header

Verano - Capitulo 2

Me acerque a ella con una botella de vino y dos copas. Hola, vamos a celebrar por nosotros. Dije mientras me sentaba a su lado. Llevaba el cabello suelto y sus ojos azules deslumbraban ante la tenue luz del living. U elegante vestido negro y un collar de perlas llevaba sutilmente la mirada de su cuello a su pecho y luego a su cuello de nuevo. Sus largas piernas salían entrecruzadas de su falda y terminaban en unos pies descalzos por culpa de una larga noche.

Serví dos copas y le entregue una. Sonrió y me dijo que ya se sentía un poco borracha, le puse un dedo en los labios para silenciarla y al bajarla, la puse en su pierna. Vamos a brindar por los dos, le repetí. Chocamos las copas, bebimos el vino, solté mi copa, tome su mano, la bese. Ella no supo que hacer ante mi sorpresivo beso, Excepto responderlo aceptándolo. Fue un beso apasionado y profundo, resumía 2 meses de tensión y conflicto. Los volvía pasión.

De un momento a otro estábamos parados. Ella contra la puerta de su habitación, yo besándole el cuello y tocando su seno derecho. La tome de la mano y la tire a la cama, me quite la camisa y la vi sentada, con sus rodillas temblando. Me arrodille ante ella y puse mis manos en sus muslos. Los acaricie mientras me acercaba con mis labios a su boca. La bese de nuevo y tome sus calzones y los deslise suavemente hacia afuera. Me volví un poco para atrás y termine de quitárselos. Los lleve a mi rostro y los oli con satisfacción.
Me pare y la tire a la cama. Tome su pierna izquierda y la estire hacia a mi. Tenia su pequeño pie en mi mano y a su cuerpo esperándome en la cama. Comencé a besarle el pie y a observarla, me miraba con una mescla de placer y temor. Su pierna derecha temblaba de ira, de envidia.
Me le acerque besándola lentamente y a cada beso sentía como su temperatura aumentaba, como su sangre corría cada vez mas rápido, como su reparación se hacia mas fuerte y como pequeños gemidos de placer se hacían cada vez mas frecuentes.
Llegue por fin al final e mi camino. Vi de cerca la que seria mi casa esta noche. Pero seguí besándola de cerca, alargando mi camino. Quería hacerme esperar.
Pronto termine con su tortura y la bese como lo esperaba, la acaricie con mi lengua y bebí de ella. El elixir de su cuerpo y la música de sus gemidos fueron mi gran recompenza.

Acabo de despertar desnudo al lado de su desnudo cuerpo. He tomado su computador para escribir esto y aun la veo con desden.

Ya estoy enojado del hecho que sé, despertará la niña estúpida y no la mujer con la que viaje ayer.

2 comentarios:

Mónica dijo...

vaya! que profundo! Ese texto parecer de alguien de 40 años! :D

bonito, te quedó bien bonito

Calambrukas dijo...

jeje, está excelente, aunque por un instante me hizo recordar uno q otro relato de mep! jajaja :D seguí asi paulo